Meditar quiere decir poner total atención en algo. No significa huir de la vida. Por el contrario, es una oportunidad para mirar profundamente dentro de nosotros y de la situación en la que nos encontramos.

Detenerse es el primer aspecto de la meditación.

La meditación tiene dos aspectos. El primero es detenerse (shamatha en sánscrito). Corremos durante toda nuestra vida, persiguiendo alguna idea de felicidad. Detenerse significa parar la carrera, volver de nuestro olvido y dejar de estar atrapados en el pasado o el futuro. Regresamos al momento presente donde la vida está a nuestra disposición. El momento presente contiene cada momento. En dicho instante podemos vincularnos con nuestros antepasados, hijos o nietos incluso si no han nacido todavía. Calmamos nuestro cuerpo y emociones por medio de la práctica de la respiración, la caminata o la sentada conscientes. shamata es la práctica de concentrarse para poder vivir cada momento de nuestra vida y tocar lo más profundo de nuestro ser.

Thich Nhat hanh – ¿Cómo relajarse?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *